Placeres cerebrales: La Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma

Lucecitas

“Septimus la oyó pronunciar junto a su oído: «Cay…Arr…» con voz profunda, suave, como un dulce órgano, pero con una cierta brusquedad de saltamontes, que rascó deliciosamente la espina dorsal de Septimus, y mandó a su cerebro oleadas de sonido que, al chocar, se rompieron.”

Virgina Woolf, La señora Dalloway,

¿Habéis sentido alguna vez algo parecido? ¿Os sentís identificados con las sensaciones que describe este fragmento? Sigue leyendo

Anuncios

Nueva sección: Arquetipos

John Tenniel [Dominio público], via Wikimedia Commons

Queda oficialmente inaugurada una nueva categoría en el blog: Los arquetipos.

A juzgar por mi propia experiencia y por los comentarios que recibo en los talleres, los arquetipos nos regalan un material rico, profundo e infinito para crear y re-crear personajes completos y complejos, capaces de soportar el peso de una historia sobre sus hombros.

Así que a partir de ahora, y de vez en cuando, os presentaré algunos de mis arquetipos favoritos. Sigue leyendo

Ser tu propio carcelero: La teoría del Panóptico

Watching You. Foto: Peter Griffin.

Ciertos acontecimientos recientes me han hecho pensar en cómo la sociedad moderna adopta formas sutiles de control social. Formas que no necesitan leyes estrictas ni grandes despliegues de fuerza, prácticamente no necesitan ningún tipo de vigilancia. Se basan, simplemente, en dar unas pautas de comportamiento, y luego dejar que nosotros mismos nos auto-regulemos. Sigue leyendo

(Otro) taller de escritura en Barcelona

Foto: Aitor Calero. Fuente: https://www.flickr.com/photos/1c11/4178254879. Licencia: Creative Commons CC BY 2.0

Parece ser que 2017 va a estar lleno, llenito de palabras. Lo digo porque ya puedo confirmarlo:

¡Voy a dar un segundo taller de escritura en Barcelona!

Ésta vez será en el barrio de Gràcia, concretamente en La Casa de los Cuentos, que es un sitio mágico. Allí aprendí a contar cuentos, y allí presenté El Bicho. Parece que es un buen sitio para las iniciaciones, así que si alguien quiere ponerse a escribir por primera vez, recomiéndale que venga al taller 🙂 Sigue leyendo

Taller de escritura en Barcelona

Hoy me salto unas cuantas de las normas que me fijé cuando abrí este blog y voy a darme un poco de autobombo. Pero es que la ocasión lo vale:

¡Voy a dar un nuevo taller de escritura en Barcelona!

Es un taller trimestral, del 17 de enero al 4 de abril de 2017. Y lo daré en La Iguana, un sitio que mola un montón. Sigue leyendo

De incógnito: Seudónimos para evitar la fama

Máscara. Foto: Schnauzer

Escritores, actores, directores de cine,… hay muchos personajes conocidos que en realidad no sabemos cómo se llaman. En su salto a la fama adoptaron nombres y apellidos nuevos, y nos parece extraño que puedan llamarse de otra forma. Es el caso de Woody Allen, Víctor Català, El Greco, Bob Dylan o Natalie Portman. Los motivos para dejar de usar el nombre que tenían al nacer son múltiples: Buscar una mejor sonoridad y un mejor marketing (Mark Twain), ahorrarle a la familia la vergüenza de tener un hijo artista (Pablo Neruda), evitar prejuicios de género o de procedencia (George Eliot), y un largo etcétera.

Hoy os hablaré del caso contrario: Nombres relativamente desconocidos que esconden identidades famosas. ¿Qué razón puede tener una celebridad para ocultarse tras una cortina de anonimato?

Os presento ocho casos: ¿queréis jugar a las adivinanzas? Al final de todo encontraréis las soluciones. Si abrís los enlaces también desvelaréis el secreto, pero es más divertido si consultáis las fuentes al final, ¿no creéis?
Sigue leyendo

Mónstruos caníbales: Cinco maneras de convertirse en Windigo

Wendigo for the win. Imagen de Inkswell.

Cuentan que una figura maligna se esconde en los fríos bosques del norte. Es un ser gigantesco, con la piel cubierta de hielo, una fuerza descomunal y un hambre constante. Es el Windigo.

El Windigo se alimenta de carne humana. Durante el día acecha en el bosque, a la espera de caminantes despistados. Ataca por la espalda y no deja ni los huesos. Por las noches, en cambio, se adentra en las aldeas y comprueba puertas y ventanas. Nunca hay que olvidarse de cerrar bien, porque cualquier pequeño descuido puede significar una invitación para la bestia. A la mañana siguiente, la casa estará vacía. Y el Windigo todavía tendrá hambre.

Pero esto no es lo peor. Sigue leyendo

Caminos neuronales

Tejido

Como decía en la entrada sobre los caminos del deseo, los seres humanos somos unos testarudos. Lo que no decía es que, en realidad, no podemos evitarlo: estamos programados para serlo. O dicho de forma más correcta: Ser testarudos nos resulta mucho más fácil y menos cansado que intentar no serlo.

¿Y eso por qué?, os preguntaréis.

Os presento a nuestros amigos los caminos neuronales, que nos hacen la vida más fácil y más difícil a la vez. Sigue leyendo

Verde que te quiero verde: Reforestación y otros brotes

Bosque. Foto de Bergadder

Se dice que en la edad media una ardilla podía cruzar la península ibérica saltando de árbol en árbol sin tocar nunca el suelo. No sé si esto es cierto o no, pero es innegable que la vegetación de nuestro planeta es ahora muchísimo más escasa que antes de la revolución industrial. La buena noticia es que gracias a varios factores e iniciativas (entre los cuales destacan los proyectos de reforestación), la cubierta vegetal del planeta se está recuperando. Dicen incluso que las nuevas zonas verdes llegan a compensar la deforestación salvaje que todavía está sufriendo el Amazonas. Ésta recuperación sigue siendo insuficiente para absorber todo el CO2 que se produce a diario, pero oye, una buena noticia es una buena noticia. Sigue leyendo